Carta de un hombre que no debió morir

¿Mi nombre?  No importa. Podría ser cualquiera de aquellos que mi etnia mandinga confiere a quien lleva el valor de lo más  auténtico que en mi tierra, Gambia, es la sonrisa. Una sonrisa que aprend…

Origen: Carta a un hombre que no debió morir

Anuncios