Aportaciones a la historia de la Virgen de Guadalupe,Patrona de Úbeda

Hoy,1 de noviembre,cumple sueños mi prima PILAR GALLARDO LOPE con quien me unen ubetenses raíces Cuadra Fernández. A buen seguro que, si no la tradicional espiritualidad de esa bisabuela “Josefa Fernández de Cuadra”, también nos une su carácter que quienes la conocieron recuerdan…”tan contundente”que,de vez en cuando,hacía temblar los pilares de aquel hogar familiar del 22 de la calle La Cava.

Hoy,1 de noviembre no se me ocurre mejor forma de desearte ¡¡¡ Muy feliz cumplesueños,Pilar !!! que compartiendo este retazo de la historia de Úbeda que tomo prestado del ubetense Ramón Molina Navarrete

2010_0513VALDELVIRA0072.JPG

Nuevas aportaciones a la historia de la Virgen de Guadalupe (IV)

Ramón Molina Navarrete

en Ibiut. Año XVII, nº 95. Abril de 1998, pp. 26-27

Un libro de actas rescatado del olvido

En casa de un antiguo presidente encontré una de las joyas más gratas en relación con el trabajo de investigación acerca de la historia de la Virgen de Guadalupe: “Un libro de actas de la Cofradía“.

Cuando cayó en mis manos, rescatado de un olvido que hubiera acabado, de seguro, en la soledad eterna de un basurero, sentí una extraña sensación, mezcla de orgullo y sorpresa. En mis manos estaba una historia escrita que resucitaba almas de personajes que un día lucharon por la hermandad, que ocuparon cargos de relevancia, que se sintieron imprescindibles; en mis manos estaban sus desvelos, sus inquietudes, sus luchas, sus pensamientos. Abrí el libro y pude comprobar que comenzaba con el siglo, año 1901, y acababa en 1932, a las puertas de una guerra que aquí, entre las páginas amarillas, casi de oro, se huele, se presiente, se ve venir.

No es que el libro de actas, del tamaño de una cuartilla, nos desvele grandes misterios, ni nos aclare definitivas confusiones, qué va, pero sí nos aporta lo suficiente como para saber un poco más de ésta, a la vez, hermosa y sencilla historia de un pueblo con su Virgen, que la sabe y considera reina y madre y protectora.

Comienza el libro con una nueva junta elegida en septiembre de 1900 Presidente: D. Diego Díaz y Díaz. Vicepresidente: D. Juan Mª. Fernández Liencres. Tesorero: D. Alejandro Cuesta. Secretario: D. Cesáreo Pérez Almagro. Vicesecretario: D. Juan Mª. Blanca. Vocales por la Cofradía: D. José Díaz H. de Torralba y D. Pedro Zamora. Vocales Concejales: D. Nicolás Valle y D. Luis Baeza Rojano (nombrados estos dos últimos en septiembre de 1901).

La primera reunión oficial es el 26 de abril de 1901, en la Sacristía de Santa María. En ella se encuentran algunos miembros de la junta saliente: D. José Díaz H. de Torraba, vicepresidente; D. Pedro Zamora, secretario y D. Antonio Sevilla López, vocal. Se trata de tomar posesión y recibir objetos y efectos de la cofradía, así como cuentas, traspasándose la cantidad existente de 315’08 ptas. No se reciben alhajas, ropas ni demás efectos por “no haberse terminado de hacer el inventario” por la junta anterior. Tampoco se entrega el libro de actas, “por manifestar los señores de la saliente haber sufrido extravío“, ni el de intervención, que previene el reglamento… “por no haber cumplido la junta anterior con este requisito“. Como siempre. Como ahora. ¿Quién dice que la historia no se repite?

En junta directiva, con la asistencia del Párroco de Santa María, D. Fernando Pulpillo, celebrada el día 28 de julio de 1901, en la sacristía de la iglesia, se acuerda enviar al ayuntamiento una carta para que, como patrono, intervenga para que tanto las camareras de la Virgen, Dª. Antonia Sara de Pasquau y Dª.Josefa Fernández de Cuadra, como el Sr. Párroco de Santa María y el Capellán del Salvador y de Santiago, den nota detallada de las ropas, alhajas y demás objetos propios de la Santísima Virgen. Ese mismo día, en el mismo local, y a continuación, tuvo lugar la junta General, en la que se trató de la novena, estadales, cuotas…, y que se hagan gestiones con la junta directiva de la Sociedad “Casino Antiguo” para que contribuyan con algún donativo.

En Junta de 30-julio-1901, se discute la reforma de los estatutos. Todos fueron aprobados por unanimidad, excepto el tercer artículo, al que se presentó una enmienda, que dio lugar a una amplia discusión. Finalmente se aprobó por unanimidad quedando así: “Habrá una Junta Directiva compuesta de un Presidente, un Vicepresidente, cuatro Vocales, un Tesorero, un Secretario y un Vicesecretario. Sus cargos durarán cuatro años, pudiendo ser reelegidos“.

En junta de 15-9-1901, se agradece a los Sres. D. Bienvenido Moreno y D. Manuel Salas la donación de una corona de oro, “al parecer“.

También se lee la carta remitida por el Ayuntamiento, fechada el 22 de agosto, en la que se da relación de joyas, alhajas, etc., que se solicitó en su día. (La relación que consta en acta coincide plenamente con la publicada por D. Ginés Torres en su libro “Ntra. Sra. de Guadalupe“, a excepción de “dos coronas doradas con perlas para Virgen y Niño“, que D. Ginés no cita). Por último se acordó que las cuentas sean publicadas en los periódicos de la localidad.

Primeras páginas del libro de actas de 1901 a 1932

El 27-7-1902 se acuerda adquirir una urna de plata para trasladar a la Virgen a su Santuario, así coma un palio para el trono. Todo a la casa Meneses de Madrid. Se agradece a la comisión el éxito de esta operación en la junta de fecha 14-9-1902. En la misma se aprueba nombrar dos nuevas camareras para hacerse cargo de la Virgen: Dª. Rosa Izpizua de López Almagro y Dª. Isabel Madrid de Dios.

En la junta celebrada el día 18-XII-1903, (el Sr. Presidente manifiesta que esta junta no se pudo celebrar el domingo siguiente a la Natividad de Ntrª. Srª. como ordena el artículo noveno, por no estar terminadas las cuentas de ingresos y gastos, por causas ajenas a la directiva), se aprueba sustituir el piso de la ermita, que es de “empedrado de guija“, por un “solado hidráulico“.

Como podemos observar las “juntas generales”, según lo ordenado en el artículo noveno de los estatutos, se suelen celebrar dos veces al año: en julio y en septiembre. En la primera los temas básicos suelen ser referidos a la celebración solemne de la novena, con sermón, de la asistencia de la música, de la confección de estadales, etc., en la de septiembre se trata principalmente el estado de cuentas.

Así, y sin más trascendencia hay Junta el 31-7-1904. El 11-9-1904 (por primera vez se especifica en acta la hora: 5 de la tarde), no se pueden presentar cuentas por no haber sido liquidado el solado del Santuario, dándosele un voto de confianza, pero se ha de hacer nueva elección de directiva por haberse cumplido ya el cuatrienio. Efectuada la votación quedó así: Presidente: D. Francisco Díaz López. Vicepresidente: D. Fernando Martínez Herrera. Vocales: D. José Díaz H. de Torralba y Sr. Marqués de Bussianos. Secretario: D. Luis Pasquau Iriberryi. Vice-secretario: D. Luis Anguís Díaz. Y proponer, según el artículo sexto de los estatutos, la siguiente terna al Excmo. Ayuntamiento, para que de ella elija al que ha de desempeñar el cargo de tesorero: D. Tomas Sáenz Pérez, D. Alejandro Cuesta Martínez y D. Pedro de las Peñas Almagro. (Fue designado el primero.)

El 31-1-1905, la directiva saliente presenta cuentas a la Junta General haciendo uso del voto de confianza que se le dio en su día. Fueron aprobadas por unanimidad.

El día 19 de febrero de 1905, en la sacristía de Santa María, se reúnen los miembros de la directiva saliente y los entrantes y con la presencia del Sr. Párroco D. Fernando Pulpillo, para proceder a la entrega de metálico, objetos y efectos de la cofradía. En dinero se entregó, 209’22 ptas., en la siguiente forma: 174’22 ptas., en efectivo y 35 ptas. en libramiento a favor de D. Eufrasio Campos. También se hizo entrega de “un paño mesa petitoria de damasco de lana, un hule para la misma mesa, dos estadaleros, una arqueta para la cera, un baúl pequeño con su llave, cinco tulipas de cristal para el trono, una bandeja para la mesa petitoria y un libro “Historia de la Virgen“. También “doscientas ochenta y nueve patentes con estatutos, dos patentes más con estatutos en el libro de hermanos y ciento setenta y dos patentes con fotografía“. Y cómo no, se entregaran los documentos que obraban en poder del Sr. Secretario de la saliente “Impreso de indulgencia del Papa Pío X, y del Sr. Obispo de Jaén, inventario de las ropas y alhajas de la Virgen que obran en poder de las Sras. Camareras“, y el libro de actas, que se continúa.
(Continuará)

R.M.N.

Anuncios