Carta a un hombre que nunca creció

Florencio de la Fuente en la sala El Castillo,de Requena. Imagen cedida por su amigo Basset

 

 

Querido Florencio:

                                   He esperado  hasta hoy porque, conociéndote, no estaba muy segura de que el de Arriba no te reenviara-y sin acuse de recibo- que  será lo  Todopoderoso  que nos quieran decir pero…¡cómo lo compadezco cuando haya conocido “in situ”  a tan pequeño cascarrabias como grande fuguillas¡

Nada más llegar, supongo te encontrarías con mi viejo amigo don Miguel(Delibes) a quien pedirías disculpas por la infantil rabieta que su ida te produzco ¡ay esos celos de niño¡ No soportaste su mediático y póstumo protagonismo justo en vísperas de tu homenaje en Calatayud y ¿acaso por eso tu marcha en vísperas del cumpleaños del autor de “La hoja roja” ? Florencio…

Tranquilo ya, amigo, no olvides que has llegado a la suprema plenitud y ahora no has de preocuparte por nimiedades terrenas. Esas  que aquí te enervaban…y te seguirían enervando, que en ello, amigo, he de decirte que no hemos cambiado.

Cierto es que algunos te echamos de menos pero…somos los menos.

Te cuento que cuando a ti te llegó la hoja roja y, con ella, el momento de los elogios, surgieron tímidamente los interesados  de aquellos que en vida incluso te-nos-negaron el saludo. Ya sabes lo que se dice en nuestros pueblos: A burro muerto, la cebada al rabo. Normal, ya no estorbarías.Aunque, he de decirte que un poco merecido lo tenías que vaya carácter te gastabas cuando afloraba  tu impotencia ante tanto necio.

Algunos se prodigaron de inmediato  en elogios falsos y ahí “tu secretaria” y desde el mismo día de tu ida,no cejó en exigir lealtad a tu memoria.Hasta escribió al director de esa publicación sobre Arte que tanto te gustaba y en la que apareció una semblanza en la que cualquier parecido con tu realidad era mera coincidencia. Honesto fue ¿sabes? y sabio, que de aquellos es el rectificar y así hizo de inmediato  ateniéndose  al respeto que  la  injusta verdad  de tu memoria merece.

Otros, ya te digo, no fueron ni tan honestos ni tan sabios y ahí andan aún, que si son galgos o podencos. Ya lo  hablábamos ¿recuerdas?- “ Lo único que les importan son mis cuadros, que yo desaparezca y decir que los tienen ¡catetos!” Creen tener lo que no supieron merecer, porque esos precisamente son los mismos que no supieron ver tu noble y leal entrega a su ciudad. Ya podríamos aprender todos, que nunca es tarde si la causa es buena.

No te importe, que tú fuiste quijote y éstos no sabéis de ruines intereses porque no tenéis cortas miras, sólo grandes sueños.

Grandes, muy grandes los tuyos, aunque fuiste hombre que no quiso crecer. ¡Ay, Florencio, qué  malas pasadas te propinó esa voluntad ¡Niño al fin y al cabo, amabas lo pequeño pero te dejabas llevar  con frecuencia por las falsas grandezas de algunos que aparentaban ser grandes ¡qué manía tuya la de la importancia! Por eso, Egoncio querido, tú fuiste el primero a quien así bauticé. Hoy te lo confieso pero, por favor, que no se enteren esos otros-casi todos hombres-que conforman mi lista. Por cierto, interminable y que otro día te descubriré para que te rías.
                                          El Quijote de La Alcarria con su secretaria en su Museo de Huete

No sé, Florencio, si fue tu pequeña talla lo que te impidió siempre valorarte tan grande como fuiste. Quizá físicamente nunca te viste a la altura de los demás pero humanamente fuiste un gigante.

Un gigante que se empeñó en dar a su tierra ese nivel cultural que siempre deseó para sus gentes. Pienso que tu esfuerzo no es vano, aunque te pareciera que tu semilla cayera en tierra muerta. El tiempo lo dirá, tú no desesperes y disfruta como un niño aprendiendo de maestros con los que ahora convives para siempre: tu padrino, Pedro de Matheu;  Vázquez Díaz, quien volverá a mirarse en esos ojos tuyos que no mienten; Carlos Cañas ,que en pos de ti marchó   apenas unos meses después pero, por fin, con el  oficial reconocimiento de su tierra;  van der Weiden, a quien seguro ya has examinado a conciencia acerca de ese Descendimiento que te llevó al “madre, me vuelvo” ¡ay, tu madre, qué feliz reencuentro el vuestro!

Ya no eres un novato en el cielo, mi Quijote de La Alcarria, que la experiencia es un grado y allí cumples ya un año ¡felicidades ¡ No puedo prepararte alboroque con todas esas husmerías que tanto nos gustaba compartir: el caviar del Júcar ¡cómo echo de menos que nadie ya me lo regale! los virolos de Baeza y, claro que sí, esos deditos de whisky con Fanta de naranja.

Hoy, el alboroque es a base de sonrisas, las que yo pido para ti a quienes, como yo, te conocimos y así te respetamos ,quisimos y queremos. Basset te envía la foto que encabeza la carta.Por cierto ¡qué reguapo mi Quijote !y Berkane…¡ay, tus verdaderos  amigos artistas¡ Ha habido algunos otros, no creas, que realmente te valoraban, que me escriben sobre ti y que se ofrecen a honrar tu memoria incluso con sus obras. Tu secretaria les ha dado las gracias y les ha dicho que no estando tú, tu Museo está huérfano y la mejor forma de honrarte es seguir creando Arte.

   Te envío el recuerdo cariñoso de buenos amigos  rurales como Alejandro, que te echa de menos como su hija Maribel la fe que siempre supiste y quisiste ver en su Arte. De tu escudero, el señor Miguel, poco sé pero seguro que te recuerda con su pícara sonrisa.

De Villanueva de Guadamejud, tu pueblo, te cuento que habré de ir en cuanto el coche-que de nuevo volvió a la “uvi móvil”-resucite. Te gustará saber que aquel albergue “Serranilla” del que me hablaste sigue promoviendo actividades que dan vida al pueblo.

Te hará ilusión saber que hace poco regresé al IES “Ciudad de Huete” donde siguen luciendo tus cuadros tan y como fuera tu voluntad ¡buen cómplice supiste buscar en aquel común amigo !

Del panteón de los hombres ilustres, ya no lo será más puesto que lo han vendido al chico de la Antera. Así me ha informado nuestro amigo Nino.

Nino,verdadero amigo de Florencio,presumiendo de su legado

Nino, con quien tantas veces hablo de ti,te manda esta foto para que veas cómo cuida y presume de tu legado( reloj, deportivas y cazadora)

No presumo yo menos del que me tocó-no por suerte sino por amistad-que no hay día que no transcurra sin que a mi memoria  venga siquiera un instante de los vividos junto a ti. Prometo otro día recordarte algunos de ellos. Hoy sólo me queda decirte que como un hombre que jamás quiso crecer te conocí y así te quise, lo sabes.                  

¡Gracias, Florencio, por tan hermosa oportunidad ¡

Paz Risueño Villanueva.16 octubre 2013

Anuncios

Publicado por

PAZ RISUEÑO VILLANUEVA

Mi aversión,la violencia y las etiquetas;mi bandera la lealtad;mi pasión la libertad;mi afán,el desarrollo-sobre todo del mundo RURAL-mi clave la Educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s