Más grandes que el amor

Dedicado a Estrella y José Miguel…o a José Miguel y Estrella, que tanto monta quien,más grande que el amor, con tanta dignidad me ha enseñado que con todos sus fraudes, su rutina y sus sueños rotos, éste es un mundo hermoso cuando hallamos personas hermosas que, como ellos,así quieren y saben hacérnoslo ver.

                                          ¡¡¡ GRACIAS !!! Os quiero.

              “ESTRELLA,el coraje de VIVIR”  http://j.mp/OZzENH

                                                   :::::::::::::::::::::
Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

 Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. 

 Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada. (Carta de Pablo a los Corintios)
*****************************

        Así que han pasado unos días de ese tiempo de tormenta sensacional-en el más literal sentido-hoy comienzo a hacer ya esa mudanza que supone el compartir con quienes sea vuestra voluntad, tanto y tan bueno como me han hecho sentir en este último estío charro por el que ¡voto a Rus sí diera yo un ardite ¡
        No es fácil. Desbordada sigo de sensaciones hermosas porque este “Gran Verano” vivido entre quienes, distintos, ahora veo y siento como iguales, ha supuesto a mis largos 20830 días de baile con la vida el conocer de ella ritmos vertiginosos que a otros llevaron al dolor de la enfermedad, invisibilidad, soledad, discriminación, falta de libertad…

        También de la dignidad, el respeto y el amor porque, sí, hoy puedo decir que, más allá del título de un bellísimo y real relato que 23 años atrás tanto me impactó, hoy sé que existen personas más grandes que el amor.
        Seres humanos, que no divinos, con quienes he convivido, de quienes he aprendido, a quienes he servido y quienes han querido compartir conmigo la mejor riqueza que, lejos de pacatos tópicos, sólo entraña el amor.
        Un amor grande, que hace fuerte en la más dura adversidad a quienes bajo un aspecto frágil, grandes son. Más grandes que el amor, ese que es único patrimonio, porque cuando ni apenas salud queda … queda el amor.
        Gracias. Gracias por ayudarme a vencer prejuicios y miedos. Gracias por enseñarme que la peor enfermedad es la falta de amor y  mostrarme la auténtica dignidad, que no es la de un título, propiedad o relumbrona apariencia. Es la vuestra y jamás conocí otra igual. Una dignidad que habéis conquistado a lo largo de una experiencia dura. Muy dura, que en esta vida ni siquiera el nacer nos equipara.
        Sin embargo, vosotros me habéis hecho sentir como una igual. No como aquellos del poema de Juan Ramón: lo querían matar los iguales porque era distinto
        Distintos, sí ,y envidiables ¡qué pequeña me he sentido¡ Si alguna vez otro hombre me ama, deseo sea como José Miguel a Estrella y, cuando me toque perder la primera de mis 3 “S” , deseo afrontar la enfermedad con la fuerza y dignidad con que lo hace Estrella.
        A través de vuestra mirada limpia que ya quisiéramos para tantos “honorables” que hoy llevan el timón de nuestra sociedad , he descubierto flor en cardo, mariposa en gusano y hasta esperanzadora vida en muerte. He descubierto, por fin, que existe algo mucho más grande que el amor : Vosotros y vuestros compañeros, que hoy ya siento también míos.
        ¡¡¡ Gracias !!! Gracias, porque, cada vez más agnóstica, he vuelto a encontrarme a Dios. Con él he convivido el último agosto. Lo he visto en vosotros, mis amigos, mucho MAS GRANDES QUE EL AMOR.


MÁS GRANDES QUE EL AMOR en la realización de su vocación o en la aceptación de sus sufrimientos; la historia de docenas de héroes de nuestro tiempo, conocidos o anónimos y del fantástico desafío lanzado a los médicos y a los investigadores de este final de milenio.
Un día, hallándose de paso en Nueva York, Dominique Lapierre lee en un periódico una noticia sorprendente “La Madre Teresa de Calcuta ha abierto, en pleno corazón de las calles más calientes de Manhattan, un hogar para acoger a las víctimas del sida sin recursos ”Se precipita a la dirección indicada y encuentra allí a seis hermanitas indias vestidas con sari blanco orlado de azul, como las que ha visto atarearse en las leproserías ,los orfelinatos y los morideros de Calcuta. Sus huéspedes son presidiarios de Sing Sing, toxicómanos negros de Harlem, visitantes asiduos de los lupanares gay cercanos.
MÁS GRANDES QUE EL AMOR relata el incesante combate de todos aquellos-médicos, investigadores sanitarios, víctimas-que se muestran cada día aún más grandes que el amor en la realización de su vocación o en la aceptación de sus sufrimientos.
MAS GRANDES QUE EL AMOR es la historia de docenas de héroes de nuestro tiempo, conocidos o anónimos.

Más grandes que el amor

Dedicado a Estrella y José Miguel…o a José Miguel y Estrella, que tanto monta quien,más grande que el amor, con tanta dignidad me ha enseñado que con todos sus fraudes, su rutina y sus sueños rotos, éste es un mundo hermoso cuando hallamos personas hermosas que, como ellos,así quieren y saben hacérnoslo ver.

                                          ¡¡¡ GRACIAS !!! Os quiero.

              “ESTRELLA,el coraje de VIVIR”  http://j.mp/OZzENH

                                                   :::::::::::::::::::::
Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

 Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. 

 Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada. (Carta de Pablo a los Corintios)
*****************************

        Así que han pasado unos días de ese tiempo de tormenta sensacional-en el más literal sentido-hoy comienzo a hacer ya esa mudanza que supone el compartir con quienes sea vuestra voluntad, tanto y tan bueno como me han hecho sentir en este último estío charro por el que ¡voto a Rus sí diera yo un ardite ¡
        No es fácil. Desbordada sigo de sensaciones hermosas porque este “Gran Verano” vivido entre quienes, distintos, ahora veo y siento como iguales, ha supuesto a mis largos 20830 días de baile con la vida el conocer de ella ritmos vertiginosos que a otros llevaron al dolor de la enfermedad, invisibilidad, soledad, discriminación, falta de libertad…

        También de la dignidad, el respeto y el amor porque, sí, hoy puedo decir que, más allá del título de un bellísimo y real relato que 23 años atrás tanto me impactó, hoy sé que existen personas más grandes que el amor.
        Seres humanos, que no divinos, con quienes he convivido, de quienes he aprendido, a quienes he servido y quienes han querido compartir conmigo la mejor riqueza que, lejos de pacatos tópicos, sólo entraña el amor.
        Un amor grande, que hace fuerte en la más dura adversidad a quienes bajo un aspecto frágil, grandes son. Más grandes que el amor, ese que es único patrimonio, porque cuando ni apenas salud queda … queda el amor.
        Gracias. Gracias por ayudarme a vencer prejuicios y miedos. Gracias por enseñarme que la peor enfermedad es la falta de amor y  mostrarme la auténtica dignidad, que no es la de un título, propiedad o relumbrona apariencia. Es la vuestra y jamás conocí otra igual. Una dignidad que habéis conquistado a lo largo de una experiencia dura. Muy dura, que en esta vida ni siquiera el nacer nos equipara.
        Sin embargo, vosotros me habéis hecho sentir como una igual. No como aquellos del poema de Juan Ramón: lo querían matar los iguales porque era distinto
        Distintos, sí ,y envidiables ¡qué pequeña me he sentido¡ Si alguna vez otro hombre me ama, deseo sea como José Miguel a Estrella y, cuando me toque perder la primera de mis 3 “S” , deseo afrontar la enfermedad con la fuerza y dignidad con que lo hace Estrella.
        A través de vuestra mirada limpia que ya quisiéramos para tantos “honorables” que hoy llevan el timón de nuestra sociedad , he descubierto flor en cardo, mariposa en gusano y hasta esperanzadora vida en muerte. He descubierto, por fin, que existe algo mucho más grande que el amor : Vosotros y vuestros compañeros, que hoy ya siento también míos.
        ¡¡¡ Gracias !!! Gracias, porque, cada vez más agnóstica, he vuelto a encontrarme a Dios. Con él he convivido el último agosto. Lo he visto en vosotros, mis amigos, mucho MAS GRANDES QUE EL AMOR.


MÁS GRANDES QUE EL AMOR en la realización de su vocación o en la aceptación de sus sufrimientos; la historia de docenas de héroes de nuestro tiempo, conocidos o anónimos y del fantástico desafío lanzado a los médicos y a los investigadores de este final de milenio.
Un día, hallándose de paso en Nueva York, Dominique Lapierre lee en un periódico una noticia sorprendente “La Madre Teresa de Calcuta ha abierto, en pleno corazón de las calles más calientes de Manhattan, un hogar para acoger a las víctimas del sida sin recursos ”Se precipita a la dirección indicada y encuentra allí a seis hermanitas indias vestidas con sari blanco orlado de azul, como las que ha visto atarearse en las leproserías ,los orfelinatos y los morideros de Calcuta. Sus huéspedes son presidiarios de Sing Sing, toxicómanos negros de Harlem, visitantes asiduos de los lupanares gay cercanos.
MÁS GRANDES QUE EL AMOR relata el incesante combate de todos aquellos-médicos, investigadores sanitarios, víctimas-que se muestran cada día aún más grandes que el amor en la realización de su vocación o en la aceptación de sus sufrimientos.
MAS GRANDES QUE EL AMOR es la historia de docenas de héroes de nuestro tiempo, conocidos o anónimos.