Hombres por un Mundo Mejor:José Ángel Sánchez Alarcón

 

Imagen de Julián López Brox

 

Si hace unos días abríamos este capítulo de HOMBRES por un mundo mejor con Carlos Organero,un contemporaneo quijote manchego,hoy que celebramos la gloria  de la renovación,la ilusión y la fe en la  vida,seguimos en La Mancha y de quijotes tratando.

Quijotes y tan coetáneos como aquel con quien tengo el orgullo de compartir generación y pueblo: JOSÉ ÁNGEL SÁNCHEZ ALARCÓN

Coetáneos,paisanos pero,más aún,nos une el cariño que este lugar de La Mancha,San Clemente, ha ido incrementando entre nosotros.

Con José Ángel compartí  capítulo de reglada educación aunque no recuerdo bien si en aquel colegio libre adoptado,originario instituto de San Clemente ubicado en la que fue casa de mi tio bisabuelo Leopoldo Risueño Briz y hoy  O.C.A y en donde cursé un primer curso de bachiller,o posteriormente C.O.U en el ya oficial instituto Diego Torrente Pérez.

¿Qué más da? éramos guachos de San Clemente y José Ángel en San Clemente creció, dentro de una familia numerosa que sus padres,Julia y José,conformaron con 4 hijos más que siguieron al mayor y hoy lo adoran: Mª Carmen,Pili,Jesús y Juli. Y el mayor,que en su hogar había aprendido la mejor lección,la del amor y el trabajo,hizo después con Manoli su propia familia que José Manuel llenó de sentido,orgullo y plenitud.

Fue mucho tiempo después de esa infancia cuando volví a hallar a José Ángel en mi camino.Fue en un día de esos en que,de pronto,te das cuenta de que a pesar de los años y las experiencias,sigues siendo felizmente ilusa.Tanto,que en tu pueblo te proponen para presidir un jurado y tú aceptas porque quieres apoyar la mejor promoción de tu pueblo y crees en la imparcialidad.No hubo tal  en la elección de aquel plato más original de un concurso tan falsamente internacional como estúpidamente manipulado porque,nunca mejor dicho,hubo pucherazo.

Un pucherazo del que me habían hecho involuntaria cómplice y que me había llenado de estupor,indignación y vergüenza.Sensaciones que, bien lo recuerdo,la amable sonrisa de un paisano intentó mitigar. Y lo consiguió José Ángel, que era quien por el parque de San Francisco hallé y a quien confesé mi bochorno.

Pasó el tiempo,quizá dos años, y volví a reencontrar a José Ángel en mi camino.De nuevo en San Clemente,de nuevo con su sonrisa y,de nuevo,sereno,amable en las que fueron Jornadas sobre Cultura y Desarrollo Rural que para el Ayuntamiento de San Clemente organicé en el otoño de 1999.

No faltó a ninguna de las sesiones José Ángel, como no faltaron Gerardo León o Benito Cuenca representando a la Junta de Cofradías.Quijotes soñadores y,a la par, fieles sanchos,amigos entre ellos y hoy míos porque,todos diferentes,supieron ser solidariamente iguales.

Y jarrillos de mano, que es expresión que a alguna amiga sanclementina sorprende y que bien fácil es de explicar porque,como muestra, basta mirar a José Ángel: siempre dispuesto,abierto a colaborar,sin protagonismos a los que tan dados son otros pueblerinos que se creen caciques y ni siquiera merecen el ser escuderos.

Hoy,sábado de gloria,tiempo de vida que los cristianos identifican con la resurreción de aquel nazareno que,de volver hoy, volvería a ser vilipendiado como perroflauta y los agnósticos identifican con el nacimiento de la primavera,no encuentro mejor forma de unirme a esta fiesta de positiva explosión vital que dando visibilidad a este sabio  amigo que lo es precisamente porque mucho sabe de VIDA.

Una vida que ama y por la que lucha en su día a día.Una vida de mieles…y hieles,que José Ángel lleva su propia cruz y no sólo en Semana Santa pero,ahi su grandeza, es cruz que lleva de forma slow, con amor y siempre,siempre,con una sonrisa. Así es José Ángel,un hombre valiente que sabe que la única forma de vencer el miedo a nuestras limitaciones no es huir de ellas,sino aceptarlas para,así,superarlas.

Hace pocas fechas, José Ángel ha recibido un sincero reconocimiento por parte de la Junta de Cofradías sanclementina de la que él,insisto,fue leal jarrillo de mano.Un signo que honra a sus actuales gestores,como honra a San Clemente,nuestro pueblo, el contar con hijos nobles,leales y fidelísimos como José Ángel.

Como nos honra el poder seguir teniéndolo como vital referencia aquellos a quienes  otro coetáneo,Miguel Bosé, cantó como buenos chicos, buena gente y en cuyo nombre hoy a José Ángel decimos ! Bravo,muchacho¡

Bravo muchachos
Bien aquí nos tenéis
Todos poetas los del 56
De paso por un mundo en agonía
La vida es solo fantasía
Caminamos sobre un hilo en el cielo
A mas de cien mil metros del asfalto
Somos puntos en lo alto
Banderas al viento de ciudad
Seguir en pie esta peor cada día
Con tantos líos, tanta hipocresía
Mira adelante que no hay nada detrás
Y no se puede regresar
Caminamos tirando del mundo
A alguno puede parecerle absurdo
Y somos la fuerza
Que mueve mareas y volcán
Yo vivo como puedo amiga mía
No se quien soy ni se de mi que será
Nuestro futuro que horizonte tendrá ?
Sigo la estrella que me guía
Caminamos muy alto en el cielo
Apenas puedes vernos desde el suelo
Colgando del tiempo
En crisis desde una eternidad
Seremos fuertes
Luchando hasta la muerte
Venidos de un duro invierno
Directamente del infierno
Buenos chicos, buena gente
Con principios diferentes
Rabia sana, sin malicia
Rota el alma sin justicia
Medio locos, medio tristes
Pobres cristos, siempre humildes
En esta vida tan vacía
Tanta violencia, tanta envidia
Héroes y delincuentes
Buenos chicos, buena gente.

Anuncios