Querido PEPE: te has ido.
Nos has dejado como viviste. En tu casa, entre Arte y Amor, el de las tuyas,Cristina y Ángela, volcadas en tí.
Te has ido, Pepe y estamos tristes, sí.mucho , pero también orgullosas de haberte conocido, querido,respetado, admirado.
Orgullosa, sí, y mucho, de haber compartido la vida con alguien que,por encima de artista genial, de amante de Rubielos de Mora y su mejor promotor, ha sido una persona auténtica, un hombre cuya grandeza principal ha sido el ser normal, auténtico, natural, sin más barnices que los que usaba en sus cuadros.
Estoy triste, Pepe, pero sonrío, sí, sonrío al contemplar la imagen de esa Carmen Villanueva que tú tuviste por amiga y yo por madre; que tú pintaste en repetidas ocasiones; que tú recordabas cuando ejerciste de “okupa” en mi casa de Huete.

Querido PEPE, estoy triste pero me quedan tus recuerdos: tu pasión por el Arte, la amistad, Aragón con sus jotas, Rubielos y sus encantos.

Adios, Jotero,te queremos.No nos olvides como tampoco nosotros lo haremos contigo.
Palabra de amiga PAZ,hija de amiga Carmen.